La primera impresión: ¿Un más o un menos?

La primera impresión realmente importa y mucho. En todos los aspectos de la vida como el trabajo, en nuestras casas, nuevas amistades, familia, amigos, compañeros de trabajo, etc.  ¿Qué pasa cuando llegamos a un trabajo nuevo y entramos al departamento de RH? nos recibe una mujer generalmente joven, medianamente arreglada, muy decente y nos dice muy sutilmente: “pasa, siéntate”. Uno está totalmente nervioso esperando conseguir el trabajo ideal y dar su mejor cara. Ser el candidato que ellos necesitan pero no sabemos todos los puntos que ellos estarán evaluando sobre nuestra persona.

Primera Impresión

 

Las preguntas comienzan. Ella o él únicamente está recorriendo su mirada de tu cabeza a los pies y no deja ningún detalle fuera. Observa si tu calzado está boleado, el color de tus calcetines, el color de tus pantalones y la camisa, si está planchada o no, se vuelve una “fashion judge” de como vienes vestido y checa muy bien si estás combinado –punto extra- eso es importante.

 

La primera impresión importa y mucho.

 

Comienza con todo el sondeo de nuestra vida laboral pasada y posteriormente comienzan las preguntas más personales, esas que a todos nos incomodan: ¿dónde vives?, ¿cuánto tiempo te haces al trabajo?, ¿posees carro?, ¿vives solo?, ¿eres dependiente económico de alguien?, ¿por qué quieres trabajar aquí? etc. Pero lo que tu no sabes es que ya hubo todo un escaneo de tu persona. La primera impresión se ve en tu forma de hablar, expresarte, vestirte y  cómo te visualizarían en el puesto para la empresa.

Esto no sólo pasa en el pequeño departamento de RH, pasa con la gente en general, en la vida. En ventas tiene mucho que ver el “como te veas”. Actualmente es más fuerte por toda la influencia que tenemos de otros países. La moda, la forma de vida y las necesidades que el humano se ha creado a lo largo de estos últimos años viene cada vez más fuerte, con más demanda.

 

Todo esto genera la confianza que muchas veces la gente crea contigo.

 

Genera una conexión que tal vez vía telefónica o correo no se había manifestado antes. Algo que en el pasado no se daba mucho y si puedes tener puntos a tu favor, qué mejor que lo sepas ahora como tip extra.

 

 Mucha gente es escéptica en este punto de la primera impresión.

 

Piensan que la inteligencia es lo único que  debe importar y en lo que se deben enfocar las personas. Y todavía existen los “rebeldes” que te dicen: “que me conozcan como soy y si me aceptan tal cual, qué mejor”, pero no es verdad, en la comunicación interpersonal. Actualmente, la gente se fija mucho en el aspecto personal, en como vistes, en como te expresas. En como te comunicas con ellos, como hablas, a donde asistes y como te desenvuelves con los demás. Es importante siempre tenerlo en cuenta para poder tener éxito.

La importancia de la Primera Impresión

 

No recomendamos que te vuelvas un “modelo” de revista, ni de la moda, ni que gastes toda tu quincena en el “outfit” que te pondrás a lo largo del año. Sino que vayas presentable. Que te veas bien, con la camisa planchada, los zapatos boleados, y una cara siempre limpia y sonriente. Todos estos puntos te ayudarán a cerrar esos negocios que tal vez no se concluyeron en otros momentos donde la gente se adelantó y juzgó por la apariencia. No tiene que ser ropa cara, ni mucho menos, pero la limpieza no está peleada con el dinero.

 

Resalta de los demás con tu manera de ser y apariencia.

 

La educación, otro tema complicado que se está perdiendo en estos tiempos. A poco no han escuchado a la chica que dice: “es que ya no hay caballeros” o “existe puro flojo patán”. O el más común que se oye por los pasillos: “nunca me abre la puerta del carro”. O los hombres que comentan: “que poco femenina es esa chava” o “que fodonga mujer”. Eso de cierta manera afecta a la sociedad en general. Incluso algunos caballeros que me están leyendo o damas se verán identificados con estos comentarios. Porque estos puntos, por muy sencillos que parezcan son parte de lo mismo: “la primera impresión”.

 

La gente debe de cuidar su primera impresión y resaltarla desde un principio.

 

No solo cuando te conocen sino a lo largo de tu vida laboral, es parte de un todo. El saludar en las mañanas, el dar el paso a las personas mayores o mujeres, el dar las gracias, el ofrecer comida si estás comiendo , etc. son puntos que, estoy seguro muchos notamos para tomar decisiones finales.

Cuando vas a ver a un cliente, deberás sacar ese “niño/a educado/a” que llevas dentro. Mostrarle al mundo que tienes la capacidad de expresarte bien. Con los mejores adjetivos calificativos, sustantivos, oraciones coherentes, un amplio vocabulario, una excelente cultura, conocimiento y qué mejor, un buen tono de voz y dominio del tema. Siempre hay que cuidar el no ser muy exagerado. No gritar cuando hablamos o hablar muy bajito. Eso denota cómo nos sentimos y las acciones futuras que podamos llegar a tomar en algún puesto.

Tanto en las ventas como en la vida todo esto cuenta. Entonces “ponte las pilas” y comencemos a hacer de nuestro México un país más educado y “bien parecido”. Porque recuerden que “la primera impresión” si cuenta y mucho. ¡Éxito!

 

Te invitamos a saber más sobre este tema con nuestras Conferencias Motivacionales. Da click aquí.

Síguenos en Facebook.

2 thoughts on “La primera impresión: ¿Un más o un menos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

nine − 3 =